Desde su origen, Internet ha abierto nuevas puertas para que las empresas puedan crecer compartiendo contenido viral. Hoy en día, quienes manejan la comunicación y el marketing de las organizaciones buscan por naturaleza “ser virales” para incrementar su awareness. El marketing de contenidos ofrece oportunidades para hacer esto a través de una amplia variedad de formatos.

¿Por qué el contenido se hace viral?
Si nos paramos a pensar, no existe el ingrediente secreto que explique por qué ciertas campañas “se viralizan”.

Microsoft realizó durante un año un estudio (Internet Epidemiology) sobre los procesos de transmisión de contenido y no consiguió dar una respuesta concreta a esta pregunta.

Sin embargo, a pesar de no dar con “la clave”, Microsoft hizo algunos descubrimientos interesantes.

Según el estudio, la popularidad no requiere virulencia. La mayoría de las veces el contenido se populariza porque viene de una fuente popular, como por ejemplo, de un actor con muchos seguidores.

Por lo general, el contenido popular se olvida rápidamente. Al contrario que el contenido viral, que a pesar de sus orígenes humildes se las arregla para llegar a ser memorable y “compartible”. A medida que se comparte durante un período de tiempo significativo, el contenido viral en cierto modo se incrusta en la conciencia de la sociedad.

El estudio muestra cómo no podemos definir exactamente el motivo por el cual el contenido se viraliza. Desde otro punto de vista podemos mirar lo que no debemos hacer: En esta infografía creada por Who is Hosting This encontramos cómo crear el contenido viral mostrando aquello que se debe evitar.

Las razones principales por las cuales el contenido no se viraliza, o en otras palabras, aquello que NO debemos dejar que ocurra, son las siguientes:

  1. Que falte atractivo emocional / algo que atraiga
  2. Que no valga la pena compartirlo
  3. Que se publique en un mal momento
  4. Con un mal diseño
  5. Y una mala distribución
Infografía creada por Who is Hosting This

Por qué tu contenido no se hace viral

¿Cuántos casos reales de campañas virales han funcionado?

Aunque sea muy difícil dar con la “pócima”, existen ciertas técnicas y recomendaciones de expertos que conviene tener en cuenta a la hora de desarrollar una campaña si pretendemos que llegue al máximo número de personas con el mínimo de recursos.

Éstas son algunas de las técnicas mencionadas por el experto en marketing de contenidos Jeff Bullas en su blog. Asegura que han funcionado y podrían seguir haciéndolo:

  1. Hace falta pensar más allá del marketing tradicional: para anunciar sus nuevos televisores LED, Samsung ató algunas luces LED a ovejas y “creó” piezas artísticas.
  1. Acerca tu marketing al mundo real: muchas campañas de marketing virales que han tenido éxito incluían personas reales reaccionando ante situaciones ficticias. Por ejemplo, la campaña de TNT “Drama Button” (Botón del drama) llevó el drama de una serie de televisión a las calles de Bélgica, impresionando a la gente real de la calle.
  1. Lleva tus productos a los extremos. Pongamos que una marca vende un producto aburrido que se ha visto innumerables veces en los hogares y televisores, como las licuadoras. BlendTec era una empresa que se encontraba en esta situación. En su campaña Will it Blend se ve cómo se utilizan todas sus licuadoras con prácticamente todos los productos de Apple, paintballs y DVDs de Justin Bieber.

También es importante premiar a tus clientes con tu producto y asociarte y formar equipo con socios improbables: trabajar con personas y marcas fuera de tu industria habitual puede ayudar a ambas marcas a generar ruido.

Los ejemplos que se han mostrado ilustran que el público quiere que la publicidad sea entretenida y útil para ellos de algún modo.

Los consumidores hoy en día quieren sentir que forman parte de un producto. Esto puede ser tan simple como gratificar a tu audiencia con un producto por una acción, o incluirles indirectamente a través de contenido visual que incorpore personas que sean como ellos.

La lección que aprendemos de todo esto es que las campañas de marketing no tienen por qué ser complicadas o caras. La clave es motivar a la audiencia, sin manipulación, siendo creativo, inteligente y provocador a la vez, tratando de captar a tu público hablando, y que ellos actúen y compartan a partir de ahí.